La familia es un espacio en el que los padres pueden actuar como agentes de prevención del consumo de drogas. Conocer algunos PRINCIPIOS BÁSICOS puede ayudarles a sentirse más preparados para ello:

TENER ALGO DE INFORMACIÓN, CONOCER UN POCO EL TEMA, da seguridad ante nuestro/a hijo/a. No es necesario saber mucho, sino tener unas nociones básicas, argumentos clave para hacer pensar a nuestro hijo.  Y también conocer algunos signos en nuestros hijos que nos sirvan de alerta para poder prevenir los riesgos.

¿QUÉ ES HACER PENSAR A UN/A HIJO/A?

  • Hacerle ver las inconsistencias de sus argumentos, ya que muchas veces tienden a minimizar los riesgos de consumir alcohol y otras drogas, por ejemplo:
    • “¿Bebes porque todo el mundo lo hace?”.
    • “¿Por qué crees que lo hace tanta gente?”.
    • ¿Es absolutamente necesario beber para divertirse?
  • Darle información que puede desconocer, por ejemplo: “Beber alcohol y tomar drogas aumenta la probabilidad de embarazos no deseados por la pérdida de control sobre uno mismo”.
  • Ayudarle a que tome sus propias decisiones, para ello es importante “aprender a pensar”

También es necesario EDUCAR PARA EL OCIO

  • Hacerles ver que hay otras formas de ocio que no siempre pasan por el consumo de alcohol y otras drogas, el ocio no tiene por qué estar siempre asociado al consumo de drogas.
  • Desmitificar el ocio nocturno.
  • Es importante saber cómo se divierten, dónde y con quién están y poner límites en cuanto a los horarios, cómo gastan el dinero,...

Y es muy importante DAR EJEMPLO

  • Mostrando una actitud coherente entre lo que les decimos y hacemos respecto al consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas.
  • Sabiendo que los modelos perfectos no son reales.

Igualmente es preciso COMUNICARSE

  • Buscando oportunidades para hablar con nuestro hijo/a aprovechando escenas de series televisivas, películas, un informativo o algo que nos cuenten ellos.
  • Teniendo una disposición abierta y clara al diálogo en cualquier momento.
  • Escuchando activamente al hijo/a y expresando con claridad las discrepancias y los acuerdos con ellos/as.

Además es preciso ESTABLECER LÍMITES Y NORMAS

  • Es fundamental separar lo esencial de lo que es menos importante o accesorio en cuanto a la maduración personal de nuestro/a hijo/a. Por ejemplo con determinadas formas de vestir, de usar el móvil o con los horarios y comportamientos en su forma de divertirse.
  • Debemos ser justos en los límites, proporcionados y flexibles, sabiendo que ejercen funciones de apoyo, supervisión y control.
  • En base a estos principios y nuestra experiencia hemos desarrollado una colección de publicaciones de prevención del consumo de drogas en el ámbito familiar:
    • Habla con ellos del alcohol
    • Habla con ellos del cánnabis
    • Habla con ellos de la cocaína
    • Habla con ellos del tabaco
    • Habla con ellos de las nuevas tecnologías

Todas las guías siguen una metodología muy práctica a través de orientaciones clave para los padres sobre qué hacer y cómo actuar, ejemplos explicativos de situaciones clave y cuadros resumen que resaltan las ideas más importantes de cada apartado aportando sugerencias y herramientas para prevenir el consumo de drogas desde el ámbito familiar.  En definitiva, pretendemos que la familia se convierta en un espacio educativo y saludable a través de la comunicación entre padres e hijos.

Toda esta información se completa con una recopilación de los organismos implicados en la prevención y asistencia a las drogodependencias en nuestra comunidad autónoma, facilitando sus direcciones y teléfonos de contacto.