Existe una relación directa entre la adicción al tabaco y la presencia de trastornos mentales. Las personas con patología psiquiátrica fuman más que el resto de la población general.

Por esta razón tienen una alta tasa de enfermedades y muertes relacionadas con el consumo de tabaco: enfermedades cardiovasculares, respiratorias y tumorales. Presentan una pérdida de años de vida y una menor calidad de ésta.

Existe una relación directa y ampliamente comprobada por distintos estudios entre el consumo de tabaco y diferentes patologías psiquiátricas. Las patologías en las que más ampliamente ha sido estudiada esta asociación han sido los trastornos psicóticos, los trastornos afectivos y de ansiedad, y el consumo de otras sustancias psicoactivas. 

Conviene abordar el consumo de tabaco en los pacientes que padecen patologías psiquiátricas ya que es un grave riesgo. Además, están interesados en dejar de fumar y son capaces de realizar el esfuerzo necesario para conseguirlo.

El tratamiento para dejar de fumar de la forma aceptada y aconsejada en las guías clínicas, es seguro y útil en estas personas.